En Recuerdo a Kiko

KIKO

10/2005 † 04/2018

A mí hermano, amigo y confidente.

Has aguantando todas mis etapas vitales; mi pesadez en la niñez, la falta de interés y cabezonería en la adolescencia y mi enorme amor hacia tí ya en la juventud.

Siempre he tenido miedo a que te fueras. Sin embargo, al llegar el día he comprobado que no existe preparación mental posible a esto. Me has dejado un vacío irrecuperable.

Gracias por tu cariño, carisma y simpatía incondicionales. También por el sonido de tus patitas en la tarima, tus chospitos en el campo y tu mala hostia. Siempre he pensado que eres un viejito reencarnado.

Te amo con todo mi alma Kiko.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.